plan de igualdad

¿Cómo se desarrolla la implantación y se realiza el seguimiento de un Plan de Igualdad?

Un Plan de Igualdad es una herramienta que establece medidas para eliminar diferencias entre hombres y mujeres en las organizaciones. Desde la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 6/2019, las empresas de 50 trabajadores o más, están obligadas a elaborar planes de igualdad. La normativa establece un plazo para que las empresas adopten la medida, dando más margen a las más pequeñas por tamaño de plantilla. Así, las que estaban entre 150 y 250 empleados tenían hasta marzo de 2020, de 100 a 150 hasta marzo de 2021 y para las de 50 a 100, marzo de 2022.

Una vez que la organización ha tomado la decisión de elaborar e implantar un Plan de Igualdad, ésta debe conformar una comisión negociadora para el plan que integre representantes de la empresa y de los empleados. Esta comisión será la encargada de fijar objetivos y asignar recursos para el desarrollo del plan. Es necesaria y obligatoria la comunicación del Plan de Igualdad.


Creación del Plan de Igualdad

plan de igualdad para empresas

Normalmente se crea un plan de comunicación que proponga distintas acciones como campañas de sensibilización, sesiones de formación, elaboración de material infográfico, creación de protocolos, etc. Esta comunicación del plan se puede aprovechar para establecer una toma de contacto con la plantilla con el objetivo de recabar información en materia de igualdad y poder hacer un diagnóstico de la organización. Podemos conseguir datos de igualdad a través de cuestionarios o entrevistas, pero es posible que la empresa también disponga de algunos datos e indicadores previos que también pudiera ser de utilidad. Como condición, los datos siempre deben estar segregados por sexos; y también es recomendable que se haga por rangos de edad.

Información relativa a contratación, promoción, conciliación, formación, retribuciones, representación femenina en los distintos órganos de la empresa e incluso protocolos de acoso laboral son de gran utilidad para el Plan de Igualdad. El registro salarial es necesario para la auditoría retributiva que requiere el plan.

Los resultados del diagnóstico son los que llevarán a la comisión negociadora a establecer unos objetivos para el plan, estableciendo un marco temporal para los mismos. El establecimiento de las metas a corto y largo plazo es una parte fundamental de la implantación del plan y sobre todo para realizar el seguimiento del mismo. Es muy útil también ayudarse de una serie de indicadores que nos den idea del avance en la materia y si los objetivos son adecuados o fuera necesario reformularlos.

Con respecto a la ejecución del plan, además de llevar a cabo las medidas estipuladas en el mismo, es obligatorio inscribirlo en el Registro de Planes de Igualdad de las Empresas a través de la plataforma REGCON.

Una vez la empresa cuenta con el Plan de Igualdad, es igualmente importante hacerle un seguimiento. Aunque el Plan de Igualdad tiene una duración de cuatro años, estableceremos puntos de control intermedios para evaluar avance y resultados. Y si fuera necesario, la comisión negociadora designará responsables para su control.

¿Tienes más dudas? Si necesitas más información, nuestro equipo de expertos de EQM Consulting puede ayudarte en el proceso de elaboración del Plan de Igualdad. Contacta con nosotros.