Cómo mejoran los procesos a las empresas

Cómo mejoran los procesos a las empresas

El enfoque basado en procesos en las organizaciones posibilita la realización, en cualquier actividad productiva, de un análisis para el perfeccionamiento de estas actividades y la mejora de la competitividad de las empresas.

En el pasado, las empresas sólo se preocupaban por vender sus productos o servicios con unos estándares básicos de calidad. Hoy en día, factores como la competencia, los costes y  los clientes, no permiten que éstas se queden en lo básico, sino que opten por un análisis completo de todos sus procesos.


¿Cómo se trabaja en un sistema de gestión de procesos?

Si evaluamos el funcionamiento de las empresas, son muchas las actividades o procesos que deben realizarse para la entrega de un producto o la prestación de un servicio al cliente final y lograr en él una experiencia de satisfacción total.

Al trabajar con un sistema de gestión de procesos, se deben realizar las siguientes tareas:

  • Definir las actividades que componen el proceso.
  • Identificar la relación con el resto de procesos.
  • Definir a los responsables de cada proceso.
  • Analizar y medir los resultados de la capacidad y la eficacia de cada proceso.
  • Buscar la mejora del proceso mediante los recursos y los métodos necesarios.

El enfoque basado en procesos consigue alcanzar los resultados que se desean obtener de forma más eficiente. Para ello, es necesario diseñar un plan de trabajo orientado a la optimización de procesos, por ejemplo, a través de la implantación de un Sistema de Gestión de Calidad según la norma ISO 9001 o del modelo EFQM.


¿Qué ventajas se obtienen de una gestión de procesos?

¿Qué ventajas se obtienen de una gestión de procesos?

Entre las muchas ventajas que se obtienen de implantar una gestión de procesos en las organizaciones destacan:

  • Facilita la toma de decisiones: al estar alineadas todas las áreas de la empresa, la alta gerencia evita la reiteración innecesaria de órdenes y puede tomar decisiones de forma clara. Además, dispondrá de canales de comunicación adecuados en cada caso.
  • Aumenta la satisfacción del cliente: el principal objetivo de la organización es la satisfacción del cliente, y debe medirse continuamente.
  • Posibilita la mejora continua: ayuda a detectar errores y cuellos de botella de la forma más rápida para así tomar medidas para solucionarlas.
  • Facilita la medición: para realizar las mediciones de consecución de objetivos se utilizan indicadores. Los indicadores se diseñan de forma que permitan conocer a través de ellos el avance en el logro de los objetivos de todas las áreas de la organización.