dibujo 5 estrellas en tablet

Beneficios de la implantación de la norma ISO 9001

La normativa ISO 9001 de 2015 es una norma internacional base del Sistema de Gestión de Calidad. Establece y mide todos los elementos en cuanto a la gestión de la calidad que una empresa debe tener a la hora de establecer un sistema efectivo que permita administrar y mejorar la calidad de sus productos y/o servicios.

En vista de la definición, para una empresa resulta muy beneficioso implementar la normativa ISO 9001 puesto que esto le permite controlar de manera más eficaz los procesos y mejorarlos. Esto lleva a un aumento de la productividad y por ende una reducción de costes y una competitividad mayor.

Pero el impacto que tiene la ISO 9001 no es solo interno. Existen una serie de beneficios, también externos, que vamos a pasar a comentar a continuación que hacen que la normativa ISO 9001 sea un referente en cuanto a la gestión de calidad.

Beneficios Externos

  • Supone un claro potenciador de la confianza de los clientes puesto que ejemplifica la capacidad de la empresa para realizar correctamente los procesos y ofrecer productos o servicios de calidad.
  • Es una mejora de la imagen de la empresa tanto con los clientes como el resto de organismos, grupos y personas del entorno.
  • El buen hacer que otorga el cumplimiento de la norma ISO 9001 genera una fidelidad de los clientes.
  • Debido a que internamente reduce costes y gastos, externamente se genera una posición competitiva mejor.
  • Además, existen clientes que exigen esta certificación para trabajar con ellos por lo que adquirirla puede suponer una apertura a nuevos mercados.

Beneficios Internos

  • La más directa tiene que ver con la productividad. Una mejora y un mayor control en los procesos internos genera una clara mejora productiva.
  • La organización empresarial también mejora debido a la aclaración de los objetivos, las responsabilidades y la mejora del feedback.
  • Genera un incremento de la rentabilidad que se relaciona con el aumento productivo anterior.
  • La aplicación de la ISO 9001 hace más flexible a la empresa y le aporta una mayor capacidad de respuesta a las oportunidades y los peligros del mercado.
  • Suma en cuanto al trabajo en equipo y la motivación de los trabajadores.
  • Además, genera una mayor habilidad en cuanto a la creación de valor debido al constante proceso de adaptación y mejora de los procesos, productos y/o servicios.
Qué es la norma BRC

Qué es la norma BRC

No hace mucho hablábamos de una norma de seguridad alimentaria como es la norma IFS. En esta ocasión vamos centrarnos en otra de las normas más relevantes como es la norma BRC. BRC son las siglas de British Retail Consortium, y se trata de uno de los estándares de seguridad alimentaria más importantes que podemos encontrar en la actualidad.

La norma BRC nace de la mano de la asociación de cadenas de alimentación británicas, que la elaboraron como exigencia a sus proveedores de marcas blancas. Más que una norma, debería entenderse como un sistema de seguridad alimentaria, ya que no se trata de un sistema de obligado cumplimiento.

Este estándar certificable, describe los requisitos de un sistema de gestión de la inocuidad alimentaria, teniendo como base los principios del Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC) pero poniendo el foco en los relativo a las instalaciones de industrias alimentarias. BRC añade elementos de mejoras en la gestión, elementos de los que carece el APPCC.

¿A quién se aplica el estándar BRC?

El estándar BRC es específico para la industria agroalimentaria, siendo aplicable tan solo a compañías fabricantes o envasadoras de productos alimenticios. O lo que es lo mismo, solo puede aplicarse cuando se procesa un producto o existe el riesgo de contaminación del mismo durante el proceso de envasado primario.

Con la implantación de la norma BRC se busca la mejora del sistema de gestión de calidad de las empresas certificadas. Tanto la norma BRC como la IFS se basan en el uso del APPCC y siguen los estándares marcados por la normativa ISO.

¿Qué proceso de certificación tiene la norma BRC?

Mediante la auditoría de BRC se verifica el cumplimiento por parte de la empresa de los requisitos marca el estándar y su adecuación para conseguir la certificación. Esta misma verificación ha de realizarse no solo para su obtención sino para mantenerla en el tiempo.

El grado del certificado y su validez habitualmente ronda entre 6 o 12 meses. Tras emitir el certificado de conformidad se publicarán en el directorio de BRC los datos de la empresa, los contenidos de las auditorías, así como el estatus del certificado.

Ante cualquier duda al respecto de la certificación de la norma BRC, no dudéis en contactar con EQM Consulting.

Qué es la norma IFS

Qué es la norma IFS

IFS son las siglas de International Food Standard. Se trata de una norma de origen europeo, desarrollada fundamentalmente por las asociaciones de distribuidores de Alemania, Francia e Italia, y que en la actualidad tiene acogida y repercusión en la mayor parte de la Unión Europea, incluyendo a países como Bélgica, Países Bajos o España.

La norma IFS nació para poder disponer de una norma común que facilite la evaluación de la seguridad alimentaria de los proveedores y sus sistemas de calidad, dada la incipiente aparición de requisitos legales y la globalización en la distribución de los productos alimentarios.

Este estándar es aplicable a todo el proceso de producción y manipulación de alimentos y va dirigido a cualquier empresa del sector alimentario que se dedique a la fabricación de productos. Esto es porque la norma IFS ha sido el comienzo, pero ha ido derivando en otros estándares como son:

  • IFS Logistic:  Para empresas de de transporte de alimentos, distribución o almacenamiento.
  • IFS Packaging Guideline: Para empresas que se dediquen al envasado de productos.
  • IFS Cash & Carry: Para autoservicios mayoristas.
  • IFS HPC:  Para empresas de productos para el hogar y cuidado personal.
  • IFS Broker: Para empresas especializadas en importación.

¿Qué objetivos tiene la norma IFS?

La norma IFS se centra en cumplir tres grandes objetivos que detallamos a continuación:

  • Instaurar directrices comunes a través de un sistema de evaluación uniforme que sea capaz de garantizar la cualificación y la idoneidad de los auditores.
  • Conseguir una armonía en los criterios y la transparencia durante toda la cadena de suministros.
  • Reducir costes y tiempo tanto para los proveedores como para los minoristas.

Para obtener el certificado IFS, en primer lugar se debe recurrir a profesionales que realicen la consultoría y la implantación de la norma IFS. Posteriormente habrá que acudir a una tercera empresa certificadora para obtener el certificado.

Este certificado se obtiene a través de una baremación que se basa en los siguientes resultados:

  • Si se supera el 75% de los requisitos que la norma exige, se obtiene el certificado IFS.
  • Si se alcanza el 95% de los requisitos que la norma exige, se obtiene el nivel superior IFS.

Ante cualquier duda al respecto para la certificación de la norma IFS, no dudéis en contactar con EQM Consulting.

ISO 9001:2015 | Contexto y partes interesadas

ISO 9001:2015 | Contexto y partes interesadas

Cualquier empresa, certificada o no, dispone de información sobre lo que sucede en su entorno, y dicha información es básica para definir una adecuada dirección estratégica y alcanzar los resultados esperados. Ahora, con la nueva ISO 9001:2015, las empresas certificadas deben determinar con claridad cuáles son estas cuestiones externas e internas y cómo puede influir en nuestra Organización.

Existen factores que influyen en nuestros procesos de negocio y que todos podemos identificar con facilidad, como puede ser:

  • Externos: la relación con entidades bancarias y sus facilidades o limitaciones en cuanto a créditos, los requisitos legales aplicables a nuestros servicios/productos, los métodos empleados por la competencia para ofrecer el mismo producto/servicio que ofrecemos nosotros, la tecnología que podemos usar para ser más eficientes en nuestros procesos, etc.
  • Internos: la experiencia de los empleados en nuestros procesos productivos, el know-how, los salarios, los métodos y sistemas de comunicación interna, la relación con grupos sindicales, etc.

Desde el punto de vista de la norma ISO 9001:2015 lo que nos interesa conocer es cómo evolucionan estos factores, una vez identificada la situación de partida debemos estar atentos a su evolución a lo largo del tiempo. Por tanto, es importante desarrollar una metodología que nos ayude a realizar este análisis de manera sistematizada.

En este sentido, la norma no nos obliga a utilizar un método concreto, quedando por tanto libres de elegir aquel que mejor se adapte a las características de nuestra Organización y de nuestros procesos productivos.

Uno de los métodos que más nos solemos encontrar en las auditorías, y que posiblemente sea el más utilizado por las Organizaciones, es el análisis DAFO, método sencillo que nos permite obtener una foto inicial a partir de la cual se podrán tomar las decisiones pertinentes.

El análisis DAFO debe contemplar factores internos (debilidades y fortalezas) y factores externos (amenazas y oportunidades). El resultado se debe plasmar en un plan de acciones, tomando aquellas decisiones que nos ayuden a potenciar nuestros puntos fuertes, minimizar los débiles, evitar o reducir las amenazas y aprovechar las oportunidades.

Respecto a las partes interesadas, comienzo haciendo referencia a la definición que nos da la norma sobre este concepto, parte interesada: “persona u Organización que puede afectar, verse afectada o percibirse como afectada por una decisión o actividad”.

La principal parte interesada es el cliente, y tanto para las anteriores versiones de la norma ISO 9001 como para la nueva del 2015, lo primero que debemos asegurar es el cumplimiento de los requisitos del cliente y su máxima satisfacción. Sin embargo, ahora debemos determinar otras partes interesadas, sus requisitos y expectativas, y considerar aquellas que son pertinentes y que pueden constituir un requisito para nuestro sistema de gestión.

Estas partes interesadas pueden ser los proveedores, la administración pública, asociaciones, grupos sindicales, franquiciador, socios inversores, propietarios de las instalaciones en las que se desarrollan nuestros servicios, etc..

Una vez analizado el contexto de nuestra Organización así como las partes interesadas y sus requisitos/expectativas pertinentes, debemos analizar esta información e incluirla en la planificación de nuestras actividades. Si hemos definido un plan de acciones y el contexto cambia, debemos reaccionar y revisar nuestro plan. Igualmente, debemos realizar una revisión de esta información como parte de la revisión del sistema por la Dirección, pero ese es otro punto que trataremos en futuros artículos.

Si quieres saber más sobre cómo analizar el contexto de su Organización, identificar sus partes interesadas así como sus requisitos y expectativas, determinar aquellas que son pertinentes, definir plan de acciones, hacer seguimiento y revisar la información obtenida, y aplicar todo ello a su sistema de gestión, no dudes en contactar con nosotros.

Gracias por leernos y espero sigáis atentos a los próximos artículos sobre la norma ISO 9001:2015.

Guillermo Domínguez Pérez
EQM Consulting

El liderazgo en la norma 14001

El liderazgo en la norma 14001

Como ya vimos en este mismo blog, la norma 14001 se actualizó el pasado año dejando tras de sí una extensa estela de cambios que las empresas que quieran esta certificación tendrán un tiempo determinado para llevar a cabo. En esta ocasión vamos a poner el foco en el liderazgo, un concepto y un cambio de punto de vista según la norma ISO 14001.

Si bien este concepto de liderazgo como tal aparece por primera vez en la norma ISO 14001 con esta revisión, de una manera indirecta ya estaba implícito en la misma en su versión de 2004, donde se hacía notar sin ser nombrado directamente como tal.

La labor realizada por las altas esferas de las empresas en materia de gestión ambiental adquiere mayor protagonismo con esta revisión, buscando una mayor implicación de estas altas esferas en las empresas con puntos como los siguientes:

  • La dirección ha de asumir la responsabilidad de la eficacia del sistema.
  • Debe asegurarse de que tanto la política como los objetivos estén alineados con el contexto y la dirección estratégica.
  • Debe realizar una labor de comunicación eficiente.
  • Debe integrar los requisitos del sistema en los procesos de negocio.
  • La dirección debe efectuar una labor de liderazgo y dirección con las personas.
  • Debe promover en todo momento una mejora continua.
  • Debe asegurarse de que el sistema de gestión ambiental logra los resultados que se esperan.
  • La dirección debe velar porque se disponga de los recursos necesarios para cumplir los objetivos.

El dar mayor importancia a la figura de la dirección en el sentido del liderazgo, también ha hecho que se hayan añadido mayores elementos de compromiso de la misma.

No obstante, el concepto de cambio que hace que los altos niveles de las empresas no deban de ser jefes, sino líderes, es el verdadero matiz a destacar por parte de esta ISO 14001. Se convierte así a las direcciones en personas que propagan el compromiso con el sistema de gestión ambiental desde su puesto en las altas esferas a todo el personal de la empresa.

Auditorías energéticas y el Real Decreto 56/2016

Auditorías energéticas y el Real Decreto 56/2016

Continuamos con la línea de información básica de nuestras especialidades en nuestro blog y lo hacemos en esta ocasión explicando brevemente los requisitos específicos introducidos por el tan esperado Real Decreto 56/2016, referente a auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos y promoción de la eficiencia del suministro de energía.

Existe un compromiso por parte de los países europeos de aumentar un 20% la eficiencia energética antes del año 2020. En este sentido, la comunidad europea fijó una Directiva cuya trasposición en España es el mencionado Real Decreto 56/2016.

¿A quién se aplica el Real Decreto 56/2016?

En este caso podemos decir que el ámbito de aplicación del Real Decreto es para las grandes empresas, esto es, con 250 o más empleados o bien con una facturación anual superior a los 50 millones de euros.

¿Qué es lo que exige?

El Real Decreto 56/2016 exige realizar una auditoría energética a al menos un 85% del consumo antes de 9 meses y posteriormente cada cuatro años.

Como alternativa a esta auditoría, también propone aplicar un Sistema de Gestión energética o ambiental, como por ejemplo el propuesto según las normas ISO 50001 o ISO 14001.

¿De cuánto tiempo se dispone para adaptarse?

La fecha tope es Noviembre de 2016. El Real Decreto 56/2016 establece un periodo de 9 meses desde su entrada en vigor para cumplir con lo establecido en su artículo número 3 de alcance de exigencia.

¿Y si no se hace lo que indica el RD 56/2016?

En el caso de incumplir el Real Decreto, serán las sanciones recogidas en el artículo número 82 de la ley 18/2014 las que puedan recaer en las empresas, a saber:

  • Las infracciones muy graves se sancionarán con multa de 10.001 a 60.000 euros.
  • Las infracciones graves se sancionarán con multa de 1.001 a 10.000 euros.
  • Las infracciones leves se sancionarán con multa de 300 a 1.000 euros.

¿Cómo le puede ayudar EQM Consulting?

EQM Consulting es una consultora con más de diez años de experiencia en la implantación de sistemas de gestión como pueden ser la ISO 14001 o la ISO 50001.

Igualmente contamos con auditores que actúan en auditorías de tercera parte en estos estándares para las más prestigiosas entidades de certificación internacionales. Solicite presupuesto para su implantación, o simplemente pídanos presupuesto para su auditoría energética conforme al Real Decreto 56/2016. Nosotros nos ocupamos.